Poetry Slam

Antes de comenzar a mentar madres, tengo que reconocer que me divertí. Es decir, comparado con el nivel de ingenio que se maneja en un club de comediantes cualquiera al estilo del Unicornio Azul, no quedan tan mal. Lo cual tampoco es decir mucho, claro está. Considerando el reciclaje y hurto masivo de ideas que se maneja en esos lugares de humor genérico, cualquier cosa que sea moderadamente original pasará por genial para la gente como yo, acostumbrada o resignada a imitaciones y canciones de Paquita la del Barrio o Juan Gabriel.

Mi queja comienza desde el nombre: Poetry Slam. ¿Es poesía? Muchos dirán que sí lo es, como muchos también dirán que se trata simplemente de standup seudo-intelectual. Supongo que es como llamar a American Idol un concurso de canto a secas. Y es que para tener éxito mínimo en el evento, las habilidades histriónicas son básicas, como también lo son una buena presentación post-bohemia -nada de shorts o camisas a cuadros- y una voz que no chirree. Una vez cumplidos tales requisitos, poco importa si lo que se vomita es erótica de panfleto o estúpidas lucubraciones dadaístas. Lo cual me lleva, en espléndido non sequitur, al siguiente punto: ¿Es Slam? Definitivamente no. Ni siquiera en un grado leve, de amistoso golpeteo. Déjenme establecerlo de una vez por todas: lo que le falta al Poetry Slam son más patadas. ¿Cómo puede hablarse de verdadero Slam cuando todos los egos de los participantes salen intactos e idénticos de como llegaron? Si no ven poetas llorando o cortándose las venas al final del evento, por favor cámbienle el nombre a Poetry Polite o Poetry Politically Correct.

Y como digo, me divertí. A pesar de la cursilería nostálgica y de los poemas cuadrados y costumbristas de un gordo folclórico de Augsburg. A pesar de ‘La dama del sombrero’ y la horrenda historia del muchacho calenturiento que se clava con una mujer que sabe a ‘limón y tequila’; a pesar de los lugares comunes empleados y de las imágenes sacadas literalmente de un taller literario. A pesar de mí y a pesar de todo, como dice la canción.

Bah.

Y creo que me divertí.

Anuncios
Published in: on junio 28, 2008 at 10:00 pm  Comments (1)