Murakami

Termino de leer Michael Kohlhaas de Heinrich von Kleist, precedida por Carta breve para un largo adiós de Peter Handke, y pongo en espera La Pianista de Elfriede Jelinek. Leer es una inercia de conexiones que sólo son descifrables para el lector. He decidido continuar con Kafka en la orilla de Haruki Murakami. Libro extenso, aunque ligero. Es mi primer Murakami, y ahora entiendo el porqué de su popularidad: la fluidez en el fraseo y en el ritmo.

Todo parece estar sumergido en una diferente gravedad en Kafka en la orilla; todo es más ligero, aunque algo presurizado, como si estuviera en el fondo del mar. Compacta, sería la palabra. Las epifanías y vueltas de tuerca suceden según otra lógica, una estética que se ajusta más a los tiempos y los compases. Pienso que al menos es un buen cambio opuesto a lo que llaman ‘la prosa vertiginosa’. La rapidez, digan lo que digan, también cansa. Supongo que ahí radica la influencia del jazz, aunque de otra manera a la que yo esperaba. Los temas son pocos, la variedad de registros también lo es. La clave, como en la música, está en su mezcla y presentación, en las imágenes y recurrencias que hacen pasar a segundo plano el contenido anecdótico de la trama.

Como en un sueño, vaya.

Anuncios
Published in: on octubre 31, 2008 at 12:14 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://artesmecanicas.wordpress.com/2008/10/31/murakami/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: