Casos

Hablar de los límites morales es cosa que me preocupa desde que comencé a escribir con relativa frecuencia. No hablo de límites morales dentro de la sociedad, o desde el individuo. Me refiero a los límites dentro del texto, los cuales se ven afectados por los dos anteriores.

CASO 1.
¿Qué tan válido es robar experiencias de la realidad para enriquecer la ficción? Si yo quiero mostrar una pareja, hasta qué punto me es permitido calcar sus actos, por más desagradables que estos sean.

CASO 1.1
¿Qué tan válido es modificar experiencias de la realidad para enriquecer la ficción? Si yo quiero defender cierto abstracto, hasta qué punto me es permitido deformar los hechos para dar solidez al argumento.

CASO 2.
¿Qué tan válido es usar la ficción para modificar la realidad? Fácil de ejemplificar: el poeta que da sus poemas a la fuente de su inspiración. No tan fàcil: el narrador que escribe y obtiene una remuneración por algún premio, etc.

CASO 2.1
¿Qué tan valido es usar la ficción para enriquecer la realidad? Hablemos así de las grandes obras, Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare. Ficción va de leyenda a lenguaje y regresa su punto de inicio.

CASO 3.

¿Qué tan válido es enriquecer la realidad para transformar la ficción? Hipotéticamente: Un escritor que empiece a contar la boda de su tía desde antes de que suceda; que tenga oportunidad de afectar en el evento para que los hechos y la ficción se modifiquen entre sí, logrando un mejor (o peor) resultado.

Hipotéticamente 2: Un escritor que dedique toda su vida al problema de la muerte, y que, al finalizar su ‘gran obra’, se suicide. El caso se refiere a algo que modifique inevitablemente la manera en que se lea lo previamente escrito. Un acto que tenga como consecuencia concreta tantas palabras que sea imparable en su magnitud.

Anuncios
Published in: on septiembre 29, 2008 at 6:15 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://artesmecanicas.wordpress.com/2008/09/29/casos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Lo que te sirva maestro, pero según yo vas mejorando y también empiezo a sospechar que estas modificando la realidad (Tim Lehary style) para mejorar tu ficción. Se vale, ¿no?

  2. Todo se vale, sin duda.

    Aunque tienes razón: hay algo especialmente narcótico en el puro hecho de vivir en México. El tiempo transcurrido en el extranjero fue como un período de desintoxicación; la vuelta a casa, la sabrosa recaída.

    Ya habrá posts relacionados. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: