Mercatura

En “Ampliación del Campo de Batalla” Michel Houellebecq se centra en la idea de que el libre mercado tiene su paralelo en el libertinaje sexual, creando condiciones similares a la distribución desigual de riqueza en el plano íntimo. Así pues, Houellebecq maneja que es posible encontrar individuos con una gama de experiencias sexuales tan diversas como el número de individuos que solamente conocen la mano amiga.

¿Qué significado tienen sus ideas en un país como México? Para empezar, supongamos que nos es imposible alejarnos tanto de los curas como de los sobornos. Nada tan tradicional como la moral católica y la corrupción, mezcladas como chile y chocolate, nada tan típico y folclórico y mexicano. Una simplificación grosa del planteamiento de identidad nacional, aunque también digna del no muy sutil escritor francés.

La moral católica funcionaría dentro de la propuesta de Houellebecq como limitante en la acción de las fuerzas del mercado. Podríamos pensar en ella a modo de barreras arancelarias contra las trasnacionales, o contra los individuos atractivos que depreden víctimas sin el menor asomo de conciencia. Estos verán que rápidamente terminan por volverse identificables y, neutralizados por su propio historial, se encontrarán forzados a disminuir la intensidad de su ritmo de encuentros y frente al conformismo de una vida estable.

Aun así, como cualquier cosa en México, es posible sacarle la vuelta. La corrupción es la consecuencia natural de la moral, la otra cara de la moneda. Y al combinarse los factores de suma prohibición por parte de la autoridad y del enriquecimiento acelerado en sectores específicos de la población, se antoja insuperable.

La consecuencia final de ambos factores en la teoría de la ampliación del campo de batalla es imposible de eludir: mientras que los individuos atractivos se ven limitados por la moral, su lugar es parcialmente suplantado por aquéllas personas que puedan comprarlo, independientemente de las cualidades físicas o intelectuales correspondientes.

Finalmente, el efecto de suplantación podría ser tan generalizado que nuevos estándares de belleza surgirían con el fin de modificar la fantasía, apegándola a la realidad.

Anuncios
Published in: on agosto 26, 2008 at 6:02 am  Dejar un comentario  

Poema anónimo rescatado de una calle en Florencia

pendolari

ma non sopporto
gli occhiali da sole,
lo sguardo furtivo
di due lenti appannate.

preferisco ricamare
sogni
al vento di marzo
appena nato.

nessuno siede
piuttosto:
riempiono – a quattro a quattro –
il vagone rimastro
dei loro sbadigli
e passi perduti.

é un esercito
a mani alzate
che avanza …

Published in: on agosto 16, 2008 at 9:54 am  Comments (1)  

Palabras que aprendo gracias a Bolaño

verecundia, eclosión, patialbo, acezar, reyerta, lenocinio, barahunda, cariacontecido

y términos de poesía, dichos por el poeta García Madero:

perífrasis, pentapodia, nicárqueo, tetrástico, falecio, rispetto, strambotto, serventesio, pareados, síncopa, sextina, gliconio, logaédica, cataléctica, hemíer, hexámet, dactílico, fonosimbolismo, epanortosis, pitiámbico, mimiambo, homeoteleuton, paragoge, hápax, zéjel, saturnio, quiasmo, dímetro, yámbico, cataléctico, itifálico, hemistiquio, proceleusmático, moloso, ictus, arsis, asclepiadeo, espondeo, epanalepsis, epanadiplosis, catacresis, arquiloquea, albada, epicedio, elegiaco, alcaica, epítrito.

Published in: on agosto 15, 2008 at 12:15 pm  Comments (2)  

Literatura Mexicana

En el Autorenlexikon Lateinamerika de Dieter Reichardt (1994), bajo el apartado de México, se mencionan los siguientes autores (orden cronológico):

Alva Ixtlilxóchitl, Fernando de
Sigüenza y Góngora, Carlos de
Juana Inés de la Cruz, Sor
Fernández de Lizardi, José Joaquín
Calderón, Fernando
Payno, Manuel
Sierra O’Reilly, Justo
Inclán, Luis G.
Prieto, Guillermo
Roa Bárcena, José María
Cuéllar, José T. de
Mateos, Juan A.
Riva Palacio, Vicente
Altamirano, Ignacio Manuel
Ancona, Eligio
Díaz Covarrubias, Juan
Castero, Pedro
Sierra, Justo
Acuña, Manuel
Díaz Mirón, Salvador
Delgado, Rafael
Gutiérrez Nájera, Manuel
Gamboa, Federico
Campo, Angel del
Frías, Heriberto
Nervo, Amado
González Martínez, Enrique
Tablada, José Juan
Azuela, Mariano
Vasconcelos, José
Mediz Bolio, Antonio
Guzmán, Martín Luis
López Velarde, Ramón
Reyes, Alfonso
Abreu Gómez, Ermilo
López y Fuentes, Gregorio
Pellicer, Carlos
List Arzubide, Germán
Maples Acre, Manuel
Muñoz, Rafael F.
Ortiz de MOntellano, Bernardo
Gorostiza, José
Ferretis, Jorge
TOrres Bodet, Jaime
Villaurrutia, Xaxier
Novo, Salvador
Yáñez, Agustín
Hernández, Efrén
Rojas González, Francisco
Usigli, Rodolfo
Owen, Gilberto
Magdaleno, Mauricio
Rubín, Ramón
Benítez, Fernando
Pozas, Ricardo
Revueltas, José
Paz, Octavio
Huerta, Efraín
Solana, Rafael
Arreola, Juan José
Rulfo, Juan
Garro, Elena
Bonifaz Nuño, Rubén
Carballido, Emilio
Castellanos, Rosario
Spota, Luis
Jiménez, José Alfredo
Sabines, Jaime
Galindo, Sergio
Fuentes, Carlos
Ibargüengoitia, Jorge
Hernández, Luisa Josefina
Montes de Oca, Marco Antonio
Elizondo, Salvador
García Ponce, Juan
Pitol, Sergio
Leñero, Vicente
Poniatowska, Elena
Zaid, Gabriel
Paso, Fernando del
Azuela, Arturo
Monsivaís, Carlos
Pacheco, José Emilio
Gardea, Jesús
Aridjis, Homero
Avilés Fabila, René
Sainz, Gustavo
García Saldaña, Parménides
Agustín, José
Aguilar Camín, Héctor
Samperio, Guillermo
Mastretta, Angeles
Ruy Sánchez, Alberto
Villoro, Juan

¿Faltan? ¿Sobran? ¿Qué opinan?

(El diccionario de Herr Reichardt abarca hasta autores nacidos en los 50’s)

Published in: on agosto 8, 2008 at 4:32 pm  Dejar un comentario  

La Muerte de Marina de la Cruz

«Halláronla entonces no sólo ceñida desde la cintura al pecho con una cadena en extremo gruesa, sino lastimadas las piernas, los muslos y los brazos con coracinas de hierro y punzantes rayos, cuyas correas fue necesario se cortasen con tijeras y con cuchillos por estar ya cubierta de carne las ligaduras. Creo que el que más sentía su espíritu le quitasen del cuerpo aquellos instrumentos de merecer, que ni aún el mismo cuerpo, siendo así que se le arrancaban pedazos suyos entre los rayos y cadenas con vehemente dolor».

Carlos de Sigüenza y Góngora, “Parayso occidental, plantado, y cultivado por la liberal benefica mano de los muy catholicos, y poderosos Reyes de España Nuestros Señores en su magnifico Real Convento de Jesus Maria de Mexico”

Published in: on agosto 7, 2008 at 6:48 pm  Dejar un comentario